Coronavirus desnuda al país

manuel

“La mente es como el agua, cuando está en calma y en paz, puede reflejar la belleza en el mundo. Cuando está agitada puede tener el paraíso enfrente y no lo refleja”. David Fishman

Increíble que un virus tan pequeño invisible para el ojo humano de tamaño 50 a 200 nanómetro que vive en murciélagos y serpientes logró atravesar el umbral de los humanos, teniendo al mundo y a las grandes potencias paralizadas.

Ya lo hizo en China, Italia, España, Alemania, Francia, Irán con el cierre de fronteras estricto e incluso toque de queda, desnudó la vulnerabilidad y fragilidad de nuestra especie, sin planes de contingencia para manejar pandemias, demostrando que no hay enemigo pequeño.

En un mundo globalizado e inmensamente interconectado, el coronavirus ha puesto en jaque y  desnudado las vulnerabilidades de las economías más potentes del mundo.

América Latina es la región del mundo que posee enormes riquezas minerales, tiene a dos de sus grandes economías en jaque por el brote, Chile y Perú, ambos representan más del 40 % de la oferta de cobre del mundo

 Según Goldman Sachs, la economía de China, principal socio comercial de Chile registrará una caída del 9% en el primer trimestre respecto al año anterior. Lo que no es una buena noticia para nuestro país, tanto en lo que afecta al sector minero como a otras áreas productivas del país

Además se ha informado que la nueva previsión de crecimiento del PIB real  para el país asiático para 2020 es del 3%, por debajo del 5,5% anterior, lo que se suma a la posibilidad de que no se controle la pandemia a nivel mundial podría significar que la recuperación de China se vea limitada.

Lo anterior afecta también a la caída de la actividad económica y empleo, la que ya venía deprimida ante el estallido social que comenzó en octubre del año pasado; a un alza del dólar más allá de cifras conocidas y la baja en el precio del cobre, que hoy, según Cochilco se cotizó en  US$ 2,361 la libra, es decir,  US$ 5.205,00  la tonelada.

La industria nacional y especialmente el sector minero han tomado las medidas de control adecuadas para prevenir la expansión del virus mediante teletrabajo y trabajo remoto que ya era el primer sector que lo hacía. Lamentablemente, nuestro continente está a la espera de que los casos de la pandemia aumenten, por lo que se deben tomar las medidas apropiadas lo más pronto posible, ya que aún estamos a tiempo

Es necesario y urgente aplicar medidas en el corto plazo  para recuperar el sistema productivo nacional, aplazar la subida de impuestos por ser una política contractiva y va en contra de generar empleos, dar facilidad financiera a las Pymes para no asfixiarlas, recuperar de manera urgente el tejido productivo en todas las áreas de la economía, y por ultimo vivir en paz.

Ante las palabras del Ministro de Hacienda, quien precisó que “vamos a tener un impacto potente, pero transitorio, pero va a ser potente, no va a ser sin efecto”, esto que está ocurriendo nos va a golpear y en eso hay que ser realista,  esto se ha visto reflejado, entre otros en el precio del cobre.

Una caída en el valor del metal rojo del 10% impactaría en una caída del PIB en 1,2% , además, teniendo una economía pequeña y abierta, y siendo un activo exportador de materias primas sobre todo, cobre a China, las condiciones de Chile le hacen particularmente vulnerable al impacto del coronavirus.

Las empresas deben optar por aplicar una estrategia de atracción y retención de talentos, y que es además de alta demanda por profesionales talentosos en cualquier nivel jerárquico, consiste en aplicar  como parte de las condiciones de trabajo,  horario flexible y “home office” (trabajo a domicilio), algunos días de la semana, y un plan de motivación, con lo que se puede mitigar la expansión del coronavirus.

Insistimos que Chile debe como obligación Industrializar sus riquezas naturales como una política de Estado a fin de no ser tan vulnerables a las incertidumbres de los mercados y evitar la chino dependencia que nos puede llevar a un callejón sin salida.

“El riesgo de una decisión equivocada es preferible al terror de la indecisión.” Maimónides